ENFIESTATE

selfie

Exceso de “selfies” refleja falta de sexo

Estudio revela que las personas que desearían tener una vida íntima más activa y no la tienen, reflejan ese deseo por medio de una enorme cantidad de selfies.

Las selfies o autofotos, como fenómeno han rebasado cualquier expectativa (y tolerancia). Este fenómeno pasó de convertirse en una moda pasajera a un hábito rutinario que puede ser realizado en cualquier sitio y, básicamente, por cualquier persona. Sin embargo, a la par de su aceptación llegan también una serie de análisis detrás de este comportamiento ególatra. Ahora, puede ser que aquellos aficionados a tomarse fotografías a cada instante, tengan tras de una insatisfacción sexual latente. Esto es lo que afirma un sondeo realizado por Christyntje Gallagher, para la Van Wageningen University, en Holanda, en el que se relaciona la alta exposición del nivel de privación sexual de redes sociales los usuarios de Instagram. De acuerdo con el estudio de los selfies serían llamados un grito de ayuda por el abandono de los pueblos oprimidos. Para Gallagher, los “adictos a las selfies evalúan su nivel de bienestar basados en los ‘likes’ que recibe la imagen de sí mismo que construyen. Utilizan los filtros y las tecnologías de manipulación de imágenes para vender una imagen a los seguidores. Sin embargo, la vida real no es photoshop“. El estudio llamado “Het van fotograferen ontbering en eenzaamheid” (la gracia y la soledad de fotografiar), interpreta las imágenes catalogadas como autofotos como un vuelo digital de la realidad, marcada por la inseguridad y el miedo al abandono.
En el estudio se entrevistó a 800 personas expertas en este hábito y se encontró que el 83 por ciento de ellas no dispone de vida sexual. Sin embargo, el número más impactante resulto ser el contraste entre la publicación de las imágenes y la práctica de relaciones sexuales. Así, en este caso, la contabilización de los entrevistados dio a conocer que por cada 45 fotos que suben al mes, las personas sólo mantuvieron dos relaciones sexuales durante el mismo periodo. “Publicar los ‘selfies’ (45 en promedio al mes) en internet puede ser una forma de liberar la falta de satisfacción sexual“, dijo Gallagher. Que también subrayó que “sólo un 17 por ciento de los encuestados mantenía relaciones sexuales con frecuencia“. Constantemente se discuten las consecuencias que acarrea depender de la tecnología. Dentro de este apartado se puede colocar a las aplicaciones que cada persona tiene descargadas en sus dispositivos móviles, las cuales pueden llegar a interferir con la manera en la que las personas se relacionan en la vida real. “El tiempo que se pasa tocando con el dedo la pantalla del iPhone debería ser utilizado de manera más creativa y erótica en lugar del juicio de sus seguidores para sentirse realizados”, agregó la investigadora. El estudio resulta revelador, pues fuera de los aspectos socciales que se esconden detrás de las autofotos como hábito, pocos son los que habían insinuado una relación entre el número de selfies que se hacen públicas a través de las redes sociales y su mismo abuso se oculta una preocupante vida sexual pasiva y falta de seguridad en uno mismo.