ENFIESTATE

para web

Controla dispositivos con un simple movimiento de manos.

Comenzaremos diciendo “Tu nueva computadora, estará en tu brazo“, un interfaz completamente futurista pero ya desarrollado por Thalmic Labs, terminado y con fecha de finales de 2013 para los primeros envíos, basado en la medición de impulsos eléctricos por parte de los músculos del antebrazo.

Se trata de un brazalete llamado Myo (el prefijo griego utilizado para “músculo”) que recoge y amplifica la inervación voluntaria de los músculos del antebrazo cuando llevamos a cabo diversos movimientos, y los traduce en órdenes para diversos programas. Podemos, por ejemplo, hacer que un gesto ascendente con la mano se traduzca en una elevación de volumen en nuestro ordenador, un gesto descendente en la consecuente disminución de volumen, uno lateral en un cambio de ventana o un paso de página, un chasquido de los dedos en un “Play”, o asociar movimientos más complejos o posturas variadas del brazo, mano o dedos (en realidad, cualquier secuencia de inervación muscular reconocible) con órdenes de cualquier tipo. La empresa se refiere a su creación con un expresivo “libera al jedi que hay en ti”.
El dispositivo aprende de tus patrones de inervación muscular, y una pequeña vibración en el brazalete permite al usuario saber que su orden ha sido procesada, con el fin de mejorar el proceso de aprendizaje.

Las posibilidades pueden ser muy variadas, y la empresa pretende extenderlas con la publicación de una API abierta a desarrolladores que quieran incorporar este tipo de controles a cualquier función y programa que se les ocurra. El resultado final evoca en cierto sentido el uso de gestos que se lleva a cabo con Kinect, pero no precisa del uso de cámaras de ningún tipo: los movimientos son recogidos directamente de los músculos que los generan.

Para muchas tareas, depender de un brazalete puede parecer un tanto absurdo. Pero para otras situaciones, el desarrollo ofrece una posibilidad como mínimo curiosa, una idea creativa con algunas posibilidades interesantes. Por el momento, curiosidad. Veremos la evolución.

Veelo en acción.